Fotografía

El Fallo de la máquina

La máquina me interesa poco o nada: muchos fotógrafos(as) se merman la mirada en busca del lente o la cámara perfecta, en vez de cazar momentos van persiguiendo los señuelos que tienden las compañías fotográficas e irremediablemente pierden la oportunidad del basto océano del momento por añorar una herramienta que ya se tenía.

Poco o nada me interesan los reviews, leaks y comparaciones de equipos y marcas, los settings de alguna fotografía o qué cámara del momento quedará en el olvido en pocos meses.
Para mi dudosa subjetividad quien le interesen más esos temas que el propio hecho de hacer u observar una fotografía se acerca más a ser geek que fotógrafo(a).

Mi punto de atención es el fallo de la máquina, el momento en donde la subjetividad se impone a las capacidades del aparato, el ajedrez es interesante no por su tablero (fijo e invariable) sino por la mente que se abre camino y lo vuelve variable y casi infinito, para exposiciones perfectas está el programa, lo fijo e invariable… para la mágia de lo subjetivo persiste la figura del fotografo(a).

Creo que por eso muchas personas seguimos eligiendo la fotografía con film a pesar de sus “inconvenientes”: permite más el error y se permea más fácil de subjetividad. Pero hasta en digital hay peces hábiles que no se dejan atrapar tan fácil por los ansuelos del mercado que nos enseñan su mirada en el basto oceano de la oportunidad y no se dejan apagar por las modas impuestas por los algoritmos (lo que tiene más likes en Instagram, 500px, etc) o por las compañías que desean vender más (por ejemplo la repetida hasta el cansancio estetica senital de los drones).

Doble exposición en fim 35mm

Cúmulo de contradicciones. Aprendí a andar en bicicleta a los 23 años. Tengo dos ovejas mascota. Aficionado al café, las montañas, la naturaleza, la cerveza y la lectura. Hago fotografias cada que puedo.

Deja tu opinión o comentarios, me motiva leerte