Sobre lo que contamos

 

“La única diferencia entre nosotros y los animales

es el arte.

Nosotros tenemos la capacidad de crearlo.

Ellos lo llevan consigo

en la piel

en las plumas

en los cortejos

en los ojos

en los aullidos.

Sólo nos queda admirarlos

y seguir creando aquello que perdimos.”

—Carlos Bonadeo

 
 

Nadie sabe con certeza porqué estamos aquí, qué nos hace ser como somos. Nos creemos mayúsculos y a la vez diminutos. Encontramos preguntas y respuestas en artificios tan variados -como la mirada propia o ajena-, las religiones, hábitos, profesiones y demás prótesis de lo humano. La ciencia nos revela algunas cosas y nos abre más interrogantes.  

 

Siendo el gran entramado de genes, historia, avances, retrocesos… en éste extrañísimo fenómeno que llamamos lenguaje ¿qué palabra usarías para definir a nuestra especie? ¿Una sola palabra no basta? ¿necesitas párrafos, horas de monólogos, tomos de libros? ¿Basta tu entendimiento o necesitas citar autores? ¿requieres de una noche para ordenar tus ideas, un año o una vida?

 

Se vuelve una tarea titánica querer describir algo que creemos entender.

Para mi no somos otra cosa que las historias que contamos: podemos decir que somos un nombre y que somos de cierta manera (Me llamo Iram Ortega, soy un ser tímido, solitario, amante de la cerveza, las montañas y la fotografía) si todos los días me repitiera que no soy Iram Ortega sino Diego Pérez ¿lo creería? si le contara a todos que en vez de la fotografía lo mío fuera la danza contemporanea, que soy extrovertido y seductor ¿podría empezar a serlo?
 
Al pasado lo modificamos una y otra vez cada que contamos historias: “mi infancia fue triste”, “mi última relación fue un fracaso”. Lo que nos contamos y por añadidura les contamos a los demás nos va forjando. Ni se diga del manoseo que hacemos con el presente y futuro…

El buscador de internet más famoso del mundo recoge cerca de 1,770,000 resultados para la frase trillada “Una foto vale más que mil palabras”. La hemos escuchado de propios y extraños, aunque los periódicos y los pies de fotos digan lo contrario. Para mi son inseparables y vienen de la misma raíz indescifrable: la necesidad que tenemos de contar historias.

 
Una buen historia puede valer más que mil fotografías (de esas que pasan al olvido en cada scroll del celular) o una foto bien narrada puede contarle miles de cosas a su observador. Como el título del blog: el formato es lo de menos… lo que importa es qué hacemos con eso que nos cuentan, con lo que nos narramos a nosotros mismos a diario y buscar cuidar qué queremos decirle a la otredad.

 

 

Iram Ortega

Fotógrafo y cúmulo de contradicciones. Aprendí a andar en bici a los 23 años.

Latest posts by Iram Ortega (see all)

Deja tu opinión o comentarios, me motiva leerte