Acerca de

Iram Ortega

Dejé la fotografía de bodas y las prisas de la ciudad para irme a vivir al campo. Disfrutar de mis pasiones sin ajustarme a las modas del mercado y hacer fotos por gusto y no por dinero.

Vivo con mi pareja, ovejas, gallinas, perros, gatos y pavos. Con la fortuna de encontrame noches estrelladas y mañanas frescas.

Disfruto de la naturaleza, la lectura, el café, la cerveza y las caminatas.

Trato de hacer fotografías diario en donde me encuentre.

Éste es un espacio subjetivo con divagaciones en torno a la fotografía.

Budista.